Introducción de un trabajo de investigación: trucos para redactarla

Los únicos que ofrecemos un informe antiplagio con TURNITIN


Introducción de un trabajo

¿Cómo hacer la introducción de un trabajo de investigación?

Siempre es más difícil dar el primer paso. Por eso, escribir la introducción de un trabajo académico puede parecerte imposible ¡con toda justificación! Encuentra en este post los trucos para comenzar a redactar ese trabajo de investigación que tienes ya planificado, pero no consigues empezar.

¿Qué es, y qué debe tener la introducción de un trabajo académico?

La introducción de un trabajo es aquel segmento que sigue al resumen del texto, en el caso de que lo haya. Como su nombre lo dice, este fragmento “introduce” al lector en el documento, en más de un sentido.

Con la introducción, al autor se le presenta una primera oportunidad de dirigirse a su público. Dependiendo del texto académico y del tipo de investigación en cuestión, el modelo que deberá seguir una introducción varía. Sin embargo, hay ciertos componentes que se deben mantener.

¿Qué incluye la introducción de un trabajo?

Si tomamos el término “introducir” en el sentido de “establecer”, la introducción de un trabajo presenta al lector una primera impresión de los contenidos del documento. En otras palabras, una introducción se ocupa de fijar cómo será el trabajo del que es comienzo.

Por lo tanto, este segmento debe mencionar de manera clara y concisa cuáles son:

  • El tema del trabajo y el problema a investigar.
  • Cuáles son los objetivos del trabajo.
  • Las justificaciones que guían el proyecto.
  • El marco teórico contemplado.
  • La metodología empleada, así como el corpus o la población investigada.
  • Los documentos consultados, o los que sean parte del estado del arte.

El orden de estos componentes puede variar. Sin embargo (a menos que en los requisitos del escrito se especifique lo contrario) te recomendamos que no dejes de incluirlos.

La introducción de un trabajo debe buscar que quien lo lea adquiera las bases necesarias para abordar el proyecto de investigación, desarrollado en el texto. Por lo tanto, lo ideal es que, con solo leerla, se pueda tener una idea general de la estructura y el contenido del trabajo.

Específicamente, la introducción ofrece un paneo del trabajo que se leerá. En consecuencia, es imperativo que no se desarrollen los elementos del trabajo más allá del mínimo necesario. Luego se los expandirá en sus correspondientes secciones, dentro del cuerpo textual, con lo que sería redundante.

¿Cómo modificar la introducción de un trabajo?

Mencionamos más arriba que, dependiendo del tipo de texto académico que escribas, podrás modificar la estructura de su introducción. No sólo en lo que refiere a los componentes del documento que habrás de reseñar, sino también en su presentación.

Ten en cuenta que los elementos de un proyecto de investigación se relacionan de manera orgánica. Por lo tanto, sobre cada uno de estos ejes podrás expandirte a los restantes componentes de la introducción.

Algunas variaciones sobre la introducción de tu trabajo académico

En investigaciones realizadas a partir de trabajos de campo propios, una posibilidad es que la introducción se escriba presentando la perspectiva del autor. Compartir la experiencia personal no solo brinda validez al escrito, sino que presenta al lector la mentalidad desde la que se produjo el texto.

Cuando falte lo experiencial, la perspectiva que guio el desarrollo del proyecto de investigación puede estar sustentada mediante argumentos elaborados con esa finalidad. También se deberá argumentar a favor de la importancia aducida al tema, en tanto presentar el propio interés en él no será una opción que la valide.

Por otra parte, el trabajo puede ser introducido desde una reseña histórica del tema investigado, o desde un abordaje temático que progresivamente se especifique. Los restantes elementos de la introducción habrán de figurar a continuación, de manera en extremo sintética.

El desarrollo del tema permite justificar la importancia que se le otorga. Asimismo, introduce al lector en las problemáticas que lo atraviesan y el enfoque que se le dará. De este modo, resulta ideal cuando se estudie temas poco conocidos o de los que se quiere destacar un aspecto en particular.

Si el tema es atípico, otra opción es hacer foco en los conceptos trabajados y presentarlos en la introducción, a la manera de un glosario. Así, se podrá desembocar en la introducción del tema en general, y derivar a las restantes partes de la introducción.

Una última opción para variar en el esquema sobre el cual desarrollar la introducción de un trabajo, es priorizar la metodología utilizada. Esto refiere tanto al tipo de trabajo, como a los medios por los cuales se llevó adelante la investigación.

Lo que debes lograr (o buscar) con la introducción de tu trabajo

Sin querer queriendo, hemos desarrollado en el apartado anterior cuál será el primer objetivo de toda introducción: presentar al lector el trabajo que leerá.

Por una parte, tal presentación comprende la reseña de los elementos sobre los que el escrito se desarrolla. Por otra, su posición dentro de los marcos generales del tema y la teoría con las que trabaja.

Al contrario, de tomarse a “introducir” con el sentido de “meter adentro”, la introducción a un trabajo, se obtiene su segunda finalidad.

La introducción debe, literalmente, introducir al lector en el trabajo: impulsarlo a leerlo, engancharlo. Al igual que una trampa bien diseñada, debe hacer que quien lo lea se encaje en el trabajo, sin poder dejarlo hasta el final. 

No debes nunca olvidar que una introducción constituye una de las primeras impresiones de tu proyecto. Son estas (y no las que surjan a medio camino) las que determinarán la predisposición de sus lectores hacia él.

Cómo comenzar a redactar la introducción de un trabajo académico

No presupongas que la introducción debe ser lo primero que escribas de tu trabajo. Tampoco que, una vez escrita, nunca la modificarás. Si tienes dificultades a la hora de sentarte a redactar la introducción de tu trabajo académico, aquí hay algunos trucos que puedes implementar:

  • Trabaja sobre lo que ya tienes. Un primer borrador de tu introducción puede ser el boceto que hagas del esquema de tu trabajo de investigación, incluso si es tan solo un diagrama con palabras sueltas.
  • Intenta explicar tu trabajo a alguien que no sepa nada de él. Imagina que presentas de manera simple y concisa tu proyecto de investigación. Si lo pones por escrito, tendrás el esqueleto de tu introducción.
  • Déjala para el final. Tu introducción puede servir para guiarte a medida que avanzas con tu trabajo. Sin embargo, si no sabes cómo redactarla no dejes que trabe tu escritura. Prioriza la continuación de tu trabajo. Las ideas necesitan aire para surgir. 

Estratagemas que no son 4 x 4

A la hora de redactar un trabajo académico, son demasiados los factores que inciden en su desarrollo. Aquellos que lo apresuran, son particulares para cada quien. Sobre los que lo dificultan, podemos adivinar algunos: 

  • Tus tiempos, que cada año se acortan un poco más. 
  • Las obligaciones que se adueñan del flujo de tus pensamientos y hacen que sospeches que tienes TDAH. 
  • El calentamiento global, que te preocupa y, además, te obliga a soñar con un viaje al Polo Sur o a la playa. 
  • Tu tutor, que no puede estar a tu entera disposición (porque, bueno, también es humano).
  • La vida social que, para no perder la cordura, te es imposible abandonar.
  • El agotamiento crónico que sufres desde que entraste a estudiar (y ni hablar de si trabajas y estudias a la vez).

Ya te dimos algunos trucos para empezar a redactar la introducción de tu trabajo de investigación. Lamentamos decirte que no son suficientes para cubrir todas las situaciones que pueden impedirte terminarla, apenas los bloqueos.

Introducción de un trabajo

Sin embargo, no desesperes: hay una solución que tenemos y que sí se adapta a la mayoría de las dificultades que puedan surgirte a la hora de redactar la introducción de un trabajo de investigación y más.

Te ayudamos a terminar tu trabajo académico

Si debes entregar un trabajo de investigación que, pese a todos tus deseos, no puedes redactar, en Tu TFM estamos preparados para cubrir tus necesidades.

Somos una empresa dedicada a la redacción de textos académicos. Nuestros profesionales son especialistas en áreas diversas, de manera que cada uno se ocupe de los trabajos cuyos temas mejor conoce.

Ofrecemos un servicio de calidad, enteramente confidencial y libre de plagio, gracias al uso de Turnitin (de los mejores sistemas de control de plagio existentes).

Trabajamos, además, por entregas, a fin de asegurarnos tu conformidad con el proceso de redacción.

Contáctanos por WhatsApp 

¿Necesitas despejar alguna duda sobre nuestros servicios? Comunícate directamente con uno de nuestros asesores por WhatsApp para resolverlas. Podremos responderte a la brevedad a través de este medio.

También a través del formulario

Otra opción es que nosotros te llamemos. Lo único que deberás hacer es llenar el formulario que verás a continuación. Complétalo con tus datos y añade en los comentarios los detalles de los servicios que necesitas. Se comunicará contigo un asesor especialista en tu carrera, a fin de darte la información que requieras y de cotizar un servicio personalizado, a partir de los requisitos de tu trabajo.

Descarga gratis nuestro ebook: ¿Cómo hacer tu TFG?
Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
Tu TFM
Hola, ¿En qué podemos ayudarte?